Brecha salarial: una deuda de la política argentina

En la Argentina las mujeres ganan un 27,2 % menos que los varones por hacer el mismo trabajo, siendo esta una de las brechas más altas de Latinoamérica, ya que apenas está por detrás de Brasil con un 34%, y México con un 29% de acuerdo con datos de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) (2015).

Esta brecha salarial que perciben las mujeres se genera por tres factores según la economista Magalí Brosio, el primero es  la cantidad de horas trabajadas, aunque los hombres destinan al trabajo más horas que las mujeres (48 vs. 38 horas semanales) esto está relacionado con la cantidad de tiempo que ellas emplean en el hogar realizando tareas domésticas no remuneradas.

El segundo de los factores es la segregación horizontal es decir, ciertos empleos que están vinculados con cuestiones de género. En nuestro país, un 83,3% de las trabajadoras se concentraron únicamente en puestos vinculados a la educación, la salud y el servicio doméstico.

El tercer factor es la segregación vertical el famoso “techo de cristal” que se refiere a las trabas que deben superar las mujeres para llegar a ocupar puestos jerárquicos tanto en empresas estatales como privadas. En la Argentina, a pesar de que las mujeres están más educadas que los hombres son pocas las que llegan a ocupar cargos gerenciales. En nuestra nación sólo el 35,5% de las trabajadoras se desempeñan en puestos de niveles alto y medio según datos de la OIT (2015). La brecha salarial argentina es un problema que se evidencia con los indicadores que miden los ingresos en nuestro país.

El Estado debe fomentar con políticas públicas los cambios culturales que hacen falta para que las mujeres puedan dedicarle más tiempo a su carrera profesional y logren dejar de lado los quehaceres domésticos. Asimismo, el gobierno debe impulsar que las trabajadoras puedan romper el “techo de cristal” para alcanzar los puestos gerenciales y ocuparse en cualquier empleo y no solo a los “asociados” a su género.

Anuncios

Fútbol femenino, un deporte con poco presupuesto

 

El 15 de abril se presentaron las nuevas camisetas de la Selección Argentina de fútbol femenino y se generó una polémica en la opinión pública ya que, la modelo Alexia Ortiz Basualdo fue elegida para lucir la ropa y las jugadoras del equipo fueron dejadas de lado.

Laurina Oliveros, arquera de la selección femenina se quejó a través de su cuenta de Twitter  por el manejo de la Asociación del Fútbol Argentino (A.F.A) y de la marca que utilizó a la famosa influencer para mostrar la nueva prenda deportiva.

“¿Y las jugadoras de seleccionado femenino? ¿Acaso no tendríamos que ser nosotras las que presentamos camiseta? VERGONZOSO”, escribió la deportista en la red social.

Y el reclamo no fue sólo de la arquera, porque cuando las 22 mujeres que son dirigidas por Carlos Borrello se enteraron que Adidas no las había convocado para exhibir la prenda, decidieron protestar de una forma original  y se sacaron una foto grupal donde imitan al Topo Gigio y pidieron que su reclamo sea escuchado.

Además, las integrantes del equipo argentino no entran dentro de los cánones de belleza hegemónicos que propone el mundo de la moda en el cual las mujeres tienen que medir no menos de un metro 1,72 y  ser extremadamente delgadas. Pero, cuando las modelos lucen las nuevas ropas pueden dar un erróneo mensaje a las jóvenes que intentan llegar un modelo de belleza imposible de alcanzar para la mayoría de las personas, en vez de mostrar cuerpos reales como los de las deportistas de la selección.

Macarena Sánchez, jugadora en el Club Deportivo UAI Urquiza afirmó: “Entiendo que Adidas, es una marca como muchas otras, que apuestan por las ventas de sus productos en base a una sociedad consumista de estereotipos de mujeres perfectas ”.

Las integrantes de la Selección Femenina reciben tan solo $200 por cada práctica que realizan y $300 un día antes de viajar a competencias internacionales y 50 dólares diarios cuando juegan en torneos en el exterior. Sin embargo, las jugadoras debieron hacer un paro y escribir un comunicado para Ricardo Pinela, presidente de la comisión de Fútbol Femenino de la AFA ya que, no les estaban pagando los viáticos que antes eran de $150, actualmente las deportistas lograron percibir un poco más de dinero y además consiguieron una cancha de césped natural para sus prácticas.

“La AFA paga viáticos bajos porque el presupuesto que le destinan al futbol femenino es pobre y no apuestan lo suficiente a esta disciplina básicamente porque el ambiente es machista”, opinó la delantera Club Deportivo UAI Urquiza

La Asociación del Fútbol Argentino invierte poco dinero en la rama femenina del fútbol y eso trae consecuencias y problemas en las chicas que desean jugar desde pequeñas. El año pasado se conoció el caso de Juana Cángaro, una niña de 11 años que juega al fútbol y cuando su madre, Mercedes Rothermel la inscribió en el Club Mercedes le informaron que su hija no podía jugar porque el Consejo Federal de la Asociación del Fútbol Argentino no permite un equipo mixto y no hay Liga Infantil femenina en la localidad bonaerense de Mercedes. El hashtag #DejenJugarAJuana se viralizó en la redes sociales y la queja de su mamá se escuchó en varios medios locales y radios.

Este caso no es el único, Belén Potassa, jugadora de la Selección Argentina de fútbol también tuvo problemas y no pudo jugar en los torneos de Cañada Rosquín, su pueblo natal en Santa Fe. Por eso ella no se desanimó y organizó un equipo femenino en su propio barrio, hasta que su madre la llevó al Club Rosario Central, donde si tenían un equipo para mujeres.

 Además, Macarena Sánchez  sostuvo: “El crecimiento del fútbol femenino se va a lograr cuando las mujeres puedan comenzar a jugar desde chicas, porque la mayoría empiezan a jugar de grandes. Y eso genera falencias físicas y técnicas en las deportistas. Todas las jugadoras que disputan el torneo de la AFA en el cual participo, empezaron a jugar con varones de forma informal en una plaza. Y allí desarrollaron lo que hoy emplean en la cancha. Mientras que los varones tienen lugar en un club desde los 5 años o antes”.

Se presentó el Frente de Géneros de Unidad Ciudadana

 

El viernes pasado se presentó el Frente de Géneros de Unidad Ciudadana en el barrio de Caseros, en el local que esta situado en Avenida San Martin 2784. Asimismo,  comenzó el seminario: “Sin Igualdad de Géneros no hay justicia social”,  y se habló del proyecto de Ley para la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

La charla tuvo la presencial estelar de Dora Barrancos, Socióloga e investigadora del Conicet, las diputadas de Unidad Ciudadana Mayra Mendoza y Mónica Macha, y la concejal de Tres de Febrero: Ana Luz Balor.

“Hoy tenemos la alegría de estar lanzando un nuevo espacio nuestro  Frente de Géneros, un espacio de construcción colectiva que busca hacer síntesis en la diversidad de organizaciones que trabajan por la igualdad de Género en nuestro distrito, un espacio que busca construir unidad, unidad en el debate, unidad para pensar juntas políticas públicas destinadas a las mujeres y unidad para enfrentar las políticas neoliberales de este gobierno. El último 8 de Marzo las mujeres, lesbianas, travestis y trans paramos el mundo, tomamos la calle y nos hicimos escuchar. Fuimos las primeras en pararle al gobierno de Macri, logramos ser una sola marea contra la desigualdad y el ajuste, así como fueron las madres y las abuelas de la plaza quienes nos enseñaron que la única lucha es la que se pierde es la que se abandona”, afirmó  Balor.

Después de la lectura del documento comenzó la charla sobre el aborto y la primera que habló fue la prestigiosa Socióloga, Dora Barrancos quien contó los problemas que hubo para aprobar el divorcio vincular en la Argentina en la década del 80.

“El peronismo es una cuenca extraordinaria, mal que le pese a algunos señores que se dicen peronistas, de actuación, sensibilidad e influencia gracias a las mujeres. Este es un país que fue pionero en América Latina y en algunos países de Europa en la representación de las mujeres en los escaños parlamentarios desde 1951”, sostuvo Barrancos.

“Esta es una lucha histórica que implica democratizar el deseo sexual, que las mujeres tengan derecho pleno al erotismo. Si se aprueba el proyecto de ley para legalizar el aborto las mujeres tendrán más libertad y sobre todo soberanía sobre sus cuerpos”, señaló la Socióloga.

Luego fue el turno de la diputada y psicóloga Mónica Macha quien afirmó: “Estamos debatiendo sobre el aborto gracias al Encuentro Nacional de Mujeres, gracias al 8M, gracias a las manifestaciones espontáneas de mujeres y sobre todo por  la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito“.

“Las características que implican la legalización del aborto es que este garantizado  desde el Estado como política pública. El proyecto habla de legalizar, no nos alcanza con despenalizar a las mujeres que abortan. Legalizar el aborto es que esta practica este incluida en las políticas sanitarias, en los hospitales públicos, en los centros de salud y que también estén contempladas por las obras sociales y las prepagas. Además, tenemos que pensar el proyecto desde la salud pública, porque sabemos que los fallecimientos en abortos clandestinos es una de las principales causas de muerte en mujeres con capacidad de gestar o en edad fértil”, aseguró Macha.

Por último, la diputada Mayra Mendoza recalcó: “El derecho al aborto legal, seguro y gratuito es una lucha que estoy segura que la vamos a alcanzar y vamos a vencer al Patriarcado, a la Iglesia, pero principalmente al Neoliberalismo”.

Julieta Lanteri una médica feminista

Julia Magdalena Ángela Lanteri nació en Briga Marittima, Italia el 22 de Marzo de 1873. A los seis años, viajó junto con sus padres y su hermana a la ciudad de Buenos Aires, Argentina donde estudió en el  Colegio Nacional de La Plata, fue la primera mujer que egresó del mencionado establecimiento educativo.

Después, se formó en la  Universidad de Buenos Aires donde se recibió de farmacéutica. Luego en 1898, obtuvo un permiso especial de Leopoldo Montes de Oca para estudiar medicina, una carrera que estaba prohibida para las mujeres.

Lanteri fue la quinta médica recibida en  la Argentina, se graduó de la Facultad de Medicina  con un promedio alto y consiguió rápidamente un trabajo en un Hospital Público.

Además, Julieta junto con la primera egresada de esa casa de estudios la Dra. Cecilia Grierson, fundó la Asociación Universitarias Argentinas para que las mujeres profesionales no fueran discriminadas en sus trabajos por el solo hecho de ser mujer.

En 1906 participa del Congreso Internacional de Libre Pensamiento, allí queda impactada por las palabras de María Abella de Ramírez, quien fue una destacada periodista y escritora feminista.

A partir de esta experiencia Lanteri fundó la Liga Argentina de Mujeres Librepensadoras, que sumó a su militancia en el Centro Feminista y a las Universitarias Argentinas. De estos encuentros de mujeres surgió la idea de realizar un Congreso Femenino Internacional el mismo cerró su sesión el 24 de mayo de 1910 y allí debatieron varias horas  y llegaron a la conclusión de que lucharían para terminar con la prostitución; por sus derechos civiles y políticos; por la educación laica, mixta e igualitaria; por derechos laborales para las mujeres trabajadoras; por el derecho al divorcio y al por el derecho a votar.

En 1911, la Municipalidad de Buenos Aires llamó a actualizar el padrón ante las inminentes elecciones para concejales. La convocatoria se hizo “a los ciudadanos residentes en la ciudad que tuvieran un comercio o industria o ejercieran una profesión liberal y pagasen impuestos”. Al no decir nada sobre genero, pidió a la Justicia Electoral ser incluida en el padrón para votar. Y lo consiguió.
En noviembre de 1911, logró votar, varias décadas antes de que se permitiera el voto femenino. 

El 23 de febrero de 1932, mientras caminaba por el centro de Buenos Aires, un automovilista la golpeó y huyó. Después de estar dos días hospitalizada falleció.

Julieta Lanteri fue una activista feminista y su nombre esta ligado a la lucha de los derechos de las mujeres.

Asesinaron a Marielle Franco, concejala y feminista de Río de Janeiro

Ayer asesinaron a balazos a la concejala del partido de izquierda brasileño PSOL Marielle Franco, de 38 años quien era conocida por su lucha por los derechos humanos.

Franco fue nombrada como relatora para fiscalizar la intervención militar decretada por Temer, rol desde el que denunció el accionar violento en las operaciones policiales.

Marielle Franco, regresaba ayer a la noche a su domicilio cuando un auto se aproximó al suyo y le disparó varios tiros, informaron las autoridades. Ella y el conductor murieron en el acto, en tanto otra de las pasajeras del vehículo, su asistente de prensa, logró salir con vida del ataque.

La concejala había denunciado en las últimas semanas un incremento de la violencia policial en las favelas y se opuso a la intervención militar del área de la seguridad de Río, decretada por el presidente brasileño Michel Temer para tratar de contener una escalada de violencia que no para de crecer desde el fin de los Juegos Olímpicos de 2016.

Marielle Franco era también una famosa militante feminista que luchaba por los derechos de las mujeres negras. Ella había nacido en  A Maré, un enorme complejo de favelas castigado como pocos por la miseria y la violencia. En las últimas elecciones municipales fue la quinta concejal más votada de la ciudad de Río de Janeiro.

Homenaje a la reconocida activista Trans: Lohana Berkins

Hoy 5 de febrero del 2018 se cumplen dos años del fallecimiento de Lohana Berkins, una referente y luchadora incansable del colectivo trans en la Argentina.

Nació en 1965 en la localidad salteña de Salvador Mazza, siendo joven tuvo que irse de su pueblo natal para vivir en la Capital de la mencionada provincia. Después, se mudó a Buenos Aires donde tuvo que subsistir trabajando en la prostitución.

En 1994 Lohana participó en la Marcha del Orgullo como integrante de la Asociación de Meretrices de Argentina (ATA). A partir de este momento,  Berkins comenzó a observar la importancia de la organización militante para luchar por la identidad de género y para  visibilizar la violencia que padecen las personas trans. Por este motivo, fundo ese mismo año la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT) la cual presidió hasta su muerte.

Además, el acceso a un empleo digno por parte de los travestis fue una de las preocupaciones de Berkins.  Debido a esto, en el 2008 creó la Cooperativa Textil Nadia Echazú para capacitar y dar una salida laboral a las trans que son excluidas del mercado de trabajo.

En 2010 Lohana conformó el Frente Nacional por la Ley de Identidad de Género, una alianza de más de quince organizaciones que impulsó la sanción a nivel nacional de una Ley  26.743 la cual fue aprobada por el Congreso en 2012. La mencionada ley despatologizó las identidades trans, y permitió que más de cuatro mil personas pudieran cambiar su DNI.

“Estoy convencida de que el motor de cambio es el amor. El amor que nos negaron es nuestro impulso para cambiar el mundo. Todos los golpes y el desprecio que sufrí, no se comparan con el amor infinito que me rodea en estos momentos. Furia Travesti Siempre. Un abrazo”, afirmó Berkins en el último texto que escribió antes de su muerte.

Hoy en Plaza Congreso  se realizará a las 18 un homenaje a esta maravillosa militante por los derechos humanos del Colectivo Trans.


Locademia de feministas: la intervención de las mujeres en el espacio y en el discurso público

La primera semana de Noviembre se llevo a cabo la tercera charla de “Locademia de Feministas” un evento organizado por Economía Feminista

La disertación se realizó en el Centro Cultural Konex y el tema principal fue la intervención de las mujeres en el espacio y en el discurso público.

Las mujeres hemos conquistado varios derechos básicos como por ejemplo: el divorcio, el derecho a votar, etc. Sin embargo a pesar de estos avances aún hoy las mujeres son relegadas a la vida doméstica y su incorporación en la vida laboral es a costa de salarios más bajos, trabajo en negro, informalidad y escasas oportunidades para ocupar lugares jerárquicos.

La Doctora en Economía, Mercedes D’Alessandro,  habló acerca del trabajo doméstico que realizan todas las mujeres y como este repercute en su ámbito laboral.

“Me gusta la frase de Silvia Federici “Eso que llaman amor es trabajo no pago”. A las mujeres nos han enseñado que el trabajo doméstico es parte de nuestra naturaleza femenina, las mujeres parece que nacemos con un plumero y nos encantan los productos de limpieza”, señaló D’Alessandro.

“Las tareas domésticas no son quince minutos de limpiar los muebles, en la Argentina el 76% del trabajo en el hogar lo realizan las mujeres y son rutinas que duran aproximadamente 6 horas. Hay datos de la Capital Federal que muestran que las mujeres de altos ingresos dedican 3 horas a las tareas domésticas, mientras que aquellas de bajos ingresos le dedican 7 horas“, sostuvo la Doctora en Economía.

Las mujeres padecen desigualdad en sus trabajos ya que, todo el tiempo tienen que compatibilizar el trabajo de ama de casa con sus empleos. Las tareas domésticas provocan que la mayoría de las mujeres trabajen de manera part time y no puedan trabajar de manera full time, además nadie las considera para mandarlas de viaje a un congreso. El trabajo de las amas de casa es un trabajo no remunerado que esta oculto, que esta invisibilizado.

“El capitalismo tiene un socio oculto: la mujer que realiza los trabajos domésticos no remunerados”, afirmó Mercedes D’Alessandro.

En esta charla también habló la artista visual, Milena Pafundi quien sostuvo que “el espacio público esta dominado por la masculinidad hegemónica”.

Pafundi es Fundadora del colectivo Articiclo. Un grupo de artistas que intervienen el espacio público proyectando imágenes: fotos, animaciones, vídeos, entre otros. Toman el artivismo como forma de expresión ya que les permite combinar el arte y el activismo político para promover un cambio social desde el arte visual en movimiento. Participan en marchas y movilizaciones masivas a favor de los derechos humanos, contra la violencia de género y por los derechos del colectivo LGBTI, entre otras reivindicaciones sociales.

“El espacio público esta dominado por la masculinidad hegemónica por eso es importante que desde el arte nos reapropiemos del mismo. El arte feminista es vanguardia ya que, esta saliendo a las calles y visibilizando las problemáticas que no se muestran en los medios masivos de comunicación”, aseguró Pafundi.