Publicado en feminismo, Patriarcado

Micromachismos culturales

eac30888ef6fd35c5b7cdffb62e07e4b

Beatriz Di Paolo

“No se nace mujer: llega una a serlo”, la famosa frase de Simone de Beauvoir da pie para pensarnos. Y creo que no sólo a las mujeres, sino también a los hombres.

La misma lógica la podemos aplicar a ellos. ¿Si nosotras nos hacemos mujeres durante nuestra vida a ellos les ocurre lo mismo? ¿no?.

Cuando nacemos solo nos diferencian los genitales. ¿Qué otra diferencia tenemos? Creo que ninguna. Al contrario, el comportamiento de bebés y bebas es el mismo. Por ejemplo: ambos lloran.

Entonces ¿por qué a los chicos a medida que crecen se les comienza a cuestionar el llanto? Si esto se ha modificado, Yo lo escucho todavía la típica frase: “Los hombrecitos no lloran”, y a gran número de los hombres que hoy tienen más de treinta y cinco se lo han dicho.

Las mujeres podemos llorar en público sin problemas, una de las pocas cosas que podemos hacer sin ser cuestionadas. Pero los hombres no pueden hacerlo sin que les parezca raro, en ocasiones son señalados como “maricas”, “mujercitas” o débiles. Y esas palabras no son casuales. Es esa una de las maneras en que se ha construido la idea de sexo fuerte, cuando el tema de la fuerza es una diferencia biológica, algo muscular y nada más. Pero de esa diferencia física implica que hay un sexo débil y otro fuerte. Piénselo, es una fórmula sencilla pero que desgraciadamente ha sido exitosa.

El pensamiento falaz que ha construido la cultura Patriarcal es: si se es mujer, se es débil, por lo tanto necesitas de alguien fuerte, un hombre, que te cuide, proteja y se haga cargo de vos.

Son cuestiones sencillas, pero que han funcionado muy bien a lo largo de la historia de la humanidad y están muy arraigadas, por eso cuesta tanto erradicarlas. Y por este motivo hay que problematizarlas y dejar de naturalizarlas.

Ustedes lectores de Mujeres de Por aka ¿qué opinan sobre esta reflexión?.

 

Publicado en Desaparición

Araceli Te seguimos buscando

 

Araceli Fulles, la joven de 22 años que desapareció hace 18 días en el Barrio Sarmiento,  del Partido bonaerense de San Martín, sigue siendo buscada por familiares, amigos y por efectivos de la policía.

Ayer el Cuerpo Canino de los Bomberos de Punta Alta encontró  varios objetos que  le pertenecían: una cartera y  un papel que estaba escrito por Fulles y la letra fue reconocida por su familia.

Estas cosas fueron encontradas debajo de una planta en cercanías de la villa 9 de Julio.

“Nosotros seguimos con la esperanza de encontrarla y nunca las vamos a perder”, declaró Marcelo el hermano de Araceli en diálogo con el canal TN.

Si Sabes algo, Te podés comunicar al  911 o  te podés presentar en la Unidad Funcional de Instrucción N°2 del Departamento Judicial San Martín, Ricardo Balbín 1753, Piso 2, San Martín (teléfonos 011-4724-6040/6039/6041) o en la Dirección Provincial de Registro de Personas Desparecidas, Calle 2 51 y 53, La Plata (teléfono 0221-429-3015 ó 429-3091). Se asegura estricta reserva de identidad.

 

Publicado en Femicidio, Violencia de género

El reclamo de justicia por Micaela García

Por Micaela García y por todas las víctimas de la violencia de género y femicidios, exigimos respuestas del sistema judicial que sigue amparando a violadores, abusadores, pedófilos.
Hoy a las 20 en las plazas de todo el país volvemos a gritar: #NiUnaMenos  :

-Paraná: Frente a Tribunales (Calle Laprida)
-Concordia – Plaza Urquiza
-Concepción del Uruguay – Plaza Ramírez
-Ciudad Autonóma de Buenos Aires – Obelisco
y espontáneamente en las plazas de cada ciudad de la Argentina.

Publicado en Femicidio, Violencia de género

Encontraron muerta a Micaela García

Después de casi una semana de búsqueda encontraron muerta a la joven de 21 años, Micaela García. La policía encontró sus restos en una zona de pastizales cercana a esa ciudad, a unos siete kilómetros de la ruta 12.

Ayer a la noche fue detenido  Sebastián Wagner, el principal sospechoso del femicidio, él aportó datos que le permitieron a los efectivos ubicar el cuerpo de la joven.

Los restos de la chica estaban en una zona de malezas a la vera de un camino rural, a la altura de la estancia Seis Robles, en las afueras de Gualeguay. Fue a unos kilómetros de allí, en un lugar denominado Sección Chacras, donde la policía encontró algunas pertenencias de la militante del Movimiento Evita, entre ellos su pantalón,  sus sandalias y sus llaves.

El jefe de la Policía de Entre Ríos, Gustavo Maslein sostuvo que no descarta que Wagner haya tenido cómplices para cometer el femicidio. Por este motivo, están detenidos su padrastro que lo fue a buscar a Campana cuando escapó de Gualeguay y el dueño del lavadero donde trabajaba, los dos están imputados por haberlo encubierto al sospechoso en su fuga.

Publicado en Derechos Humanos, ideologia

Azucena Villaflor, la madre más valiente

Azucena Villaflor nació el 7 de abril de 1924 y fue una de las fundadoras de la asociación Madres de Plaza de Mayo.

A los 16 años comenzó a trabajar como telefonista en una empresa de electrodomésticos. Allí conoció a Pedro De Vincenti, un delegado sindical que se convirtió en su esposo en 1949 y con quien tuvo cuatro hijos.

El 30 de Noviembre de 1976 ocho meses después de que comenzará la dictadura militar que comandó, el Teniente General, Jorge Rafael Videla, secuestraron al hijo de Villaflor, Néstor junto con su novia Raquel Mangin.

A partir de ese momento la vida de Azucena cambió para siempre dejó de ser una ama de casa y salió a buscar a Néstor en las morgues, en los hospitales, en las comisarías y en los cuarteles militares, pero nadie le dio ninguna información. Fue en ese momento, que conoció a otras madres que también buscaban a sus primogénitos desaparecidos. Villaflor les aseguró a esas mujeres que de manera individual no iban a conseguir nada y que tenían que ir todas juntas a Plaza de Mayo para reclamar por sus hijos y todas decidieron que ella tenía razón.

“Hasta ese momento mi mamá era un ama de casa que se ocupaba de sus hijos y del marido. Siempre preparaba la comida al mediodía, o la encontrabas cebando mate a la tarde y ayudando con las tareas escolares y extraescolares, pero a partir de ese momento al mediodía me dejaba la comida preparada y salía a tener su actividad”, afirmó Cecilia su hija.

La primera vez que se juntaron estas mujeres fue  el sábado 30 de abril de 1977, fueron sólo 14. Después comenzaron a juntarse los jueves, el día que ya quedó en la historia de los Derechos Humanos de nuestro país y que marcó el nacimiento de las Madres de Plaza de Mayo.

Estas incansables luchadoras pusieron su cuerpo y lucharon contra la dictadura más violenta que padeció la Argentina, pero nunca les importó el peligro que corrían. El 10 de diciembre de 1977 Azucena Villaflor fue secuestrada y asesinada.  Y estuvo desaparecida muchos años hasta que restituyeron su cuerpo.

 

Publicado en Fútbol femenino

Dejen jugar a Juana

Juana Cángaro es una niña de 11 años que juega al fútbol desde los 6. La pequeña integra el equipo  infantil del Club Mercedes, pero no puede competir  con sus compañeros de equipo en la Liga infantil.

La mencionada entidad quiso inscribir a Juana para la competencia de fútbol infantil. Sin embargo, desde la Liga Mercedina de Fútbol les comunicaron que no podrían aceptarla puesto que el Consejo Federal de la AFA les dijo que el reglamento no lo permite.

“Si en su momento me hubiesen dicho ‘acá está el estatuto y lo prohíbe’ yo no hubiese hecho nada porque hay algo que lo prohíbe. Pero no hay ningún estatuto que lo diga. El estatuto habla de fútbol infantil, no de femenino o masculino. Y si no es así que me muestren dónde está esa reglamentación. No quiero estar en contra de la Liga. Si no se puede, no se puede, pero que me den los fundamentos escritos de por qué no se puede. No de palabra y, peor, sabiendo que votaron a mano alzada los delegados de los clubes”, afirmó Mercedes la madre de Juana.

“Desde muy chiquita, Juanita jugaba a la pelota. Ante cualquier juego prefería el fútbol y lo practicaba en cuanto lugar encontrara, pidiendo siempre jugar al fútbol”, contó Ramiro Cángaro, su padre.

Publicado en ideologia, Política

Las mujeres del pañuelo blanco

Hoy se cumplen 41 años desde que comenzó la Dictadura Militar más terrible que padeció la Argentina, el 24 de Marzo de 1976.

Mientras los militares secuestraban jóvenes militantes, los torturaban y los desaparecían, varias madres salieron a buscar a sus hijos, en las morgues, en los hospitales, en las comisarías y en los cuarteles militares, pero nadie les quería dar información sobre ellos.

Estas mujeres se encontraron en una Iglesia Militar y una de ellas Azucena Villaflor sostuvo que de manera individual no iban a conseguir nada y que tenían que ir todas juntas a Plaza de Mayo para reclamar por sus hijos y todas decidieron que ella tenía razón.

La primera vez que se juntaron fue  el sábado 30 de abril de 1977, fueron sólo 14 mujeres. Después comenzaron a juntarse los jueves, el día que ya quedó en la historia de los Derechos Humanos de nuestro país.

Los efectivos policiales empezaron a desconfiar de las reuniones que organizaban las madres por este motivo les dijeron: “Caminen, circulen, no se pueden quedar acá”.

Por este motivo estas luchadoras comenzaron a caminar alrededor del monumento de Juan Manuel Belgrano para luchar en contra de la dictadura argentina más sangrienta.

El 8 de diciembre de 1977 un grupo de militares bajo el mando del  capitán de fragata de la Armada Argentina, Alfredo Astiz secuestró a un grupo de 12 personas vinculadas a las Madres de Plaza de Mayo, entre ellas a la monja francesa Alice Domon. Dos días después desaparecieron a Azucena Villaflor.

“La desaparición de Azucena Villaflor, de María Ponce y de Esther  Ballestrino de Careaga, casi nos hizo tambalear a este grupo que recién se armaba. Lo hicieron para liquidarnos, ellos no pensaron que nosotras íbamos a seguir. De esas Madres lo que hay que saber es que se llevaron las tres mejores Madres que teníamos, porque nosotras veníamos todas de no saber nada”, declaró Hebe de Bonafini.

En 1979 crearon la Asociación Madres de Plaza de Mayo, las mujeres siguieron luchando contra la feroz dictadura militar. Lucharon contra el sentido común de los argentinos:“los desaparecidos algo habrán hecho”, o “por algo será que se los llevaron”.

Hoy en día las Madres de Plaza de Mayo son un símbolo de las lucha de los Derechos Humanos en la Argentina y continúan reivindicando los valores de sus hijos por un país más justo, más soberano y más socialista.