EL SUEÑO DE LA CASA PROPIA

El matrimonio de Cecilia Gaspar y Walker Luis Donaire junto a su hija Lorena de un año, viajaron desde la ciudad boliviana de Tupiza hasta Buenos Aires, en el año 1980. “Vinimos a la Argentina para trabajar y progresar”, comentó la esposa. En esa época Bolivia no estaba en una buena situación económica y no había suficiente trabajo. El país andino estaba siendo gobernado por el régimen militar del Coronel Hugo Banzer,  la mala administración económica y la caída del precio del estaño, un mineral que exportaban, dejó a Bolivia con deuda, hiperinflación y una disminución del dinero que ingresaba por las exportaciones.

Como Donaire y Gaspar no tenían documentos, los primeros trabajos que realizaron fueron de albañil y de empleada doméstica respectivamente. Vivieron en San Fernando, provincia de Buenos Aires, en la casa de un pariente, por pocos meses, hasta que pudieron ahorrar para alquilar un departamento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. “Pero el alquiler nos resultaba muy caro”, afirmó Donaire y tuvieron que mudarse otra vez a una pequeña casa en el barrio bonaerense de San Martin en la cual vivieron dos años.

Casa propia

En 1982 nació su segundo hijo, Armando Donaire tuvieron más facilidades para hacer los trámites y dejaron de ser indocumentados. Esto les posibilitó conseguir mejores empleos, Cecilia trabajó como empleada en un laboratorio y su esposo entró en una fábrica de Johnson & Johnson. Se mudaron nuevamente a otra casa, en esa oportunidad  en la localidad de Santos Lugares, también del conurbano bonaerense, en la que vivieron varios años. “La dueña de la casa nos propuso comprarla pero los ahorros que teníamos no nos alcanzaban”, sostuvo Gaspar.

Las vicisitudes vividas por esta familia para conseguir su casa propia son las mismas que la de muchas otras y no todas logran tener su vivienda. El déficit habitacional en la Argentina es una falencia que persiste a través de los diferentes gobiernos. Durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón, se realizaron políticas que favorecieron el acceso a la vivienda de los sectores  más humildes. Las medidas fueron: otorgar créditos a través del Banco Hipotecario Nacional para construir viviendas y se congelaron los precios de los alquileres. A partir de la década del 90 con el modelo económico neoliberal acceder a una vivienda dependió de “la mano invisible” del mercado. Por este motivo se redujo la cantidad de propietarios en todo el país: en 1980 era del 71,4%, cae al 70,64% en 2001 y al 67,70% en 2010. Como muestran los porcentajes el acceso a la casa propia disminuyo considerablemente.

Marido y mujer empezaron a buscar propiedades que pudieran comprar pero las casas que veían tenían precios imposibles de pagar. Hasta que un amigo les comentó que en el barrio mal llamado “Fuerte Apache” estaban vendiendo viviendas por poco dinero. Ese complejo habitacional en realidad se llamaba Ejército de los Andes, se planificó durante el gobierno de Arturo Illia. Luego, en  1971 el Estado realizó una licitación  y se construyeron 2400 viviendas. Después, en 1973 cuando Héctor Cámpora era presidente se ocuparon los primeros departamentos.

Finalmente, en 1990 Gaspar y Donaire compraron un departamento en el mencionado barrio, tenía tres habitaciones pequeñas, un comedor, una cocina y un baño. “Nos quedamos en el barrio para poder ahorrar”, aseguró Walker Luis y agregó:”Era barato vivir ahí porque no pagábamos ni alquiler, ni expensas”.

“En los negocios que estaban dentro del barrio comprábamos verdura y carne a precios muy económicos”, destacó Cecilia. “La mayoría de los vecinos eran trabajadores”, comentó Donaire y agregó:”No eran todos chorros”.

Los padres Cecilia y Walker tenían una visión del barrio diferente a la de su hijo, a quien al principio le costó adaptarse a la nueva localidad donde vivía. Le robaron varias veces adentro del barrio, le sacaban la plata que tenía y las zapatillas. “Me ofrecieron droga a los 10 años”, confesó Armando y agregó: “Me asusté y me fui corriendo a mi casa”. Aunque no todas las experiencias fueron “malas” “con un grupo de vecinos vi mí primera revista pornográfica”, contó una vez. Armando Donaire aseguró: “Fuerte Apache era un purgatorio donde entrabas a purgar la ineficacia de tu vida económica y no salías más”.

Cecilia Gaspar trabajó por la mañana y a la noche estudiaba la carrera de Radiología en la Cruz Roja, porque quería ser una profesional. Donaire cuidaba a sus hijos durante el día, luego los dejaba al cuidado de un familiar y trabajaba en el turno nocturno. La familia vivió 5 años en Ejército de los Andes, durante ese tiempo pudieron ahorrar dinero, buscaron una vivienda para poder mudarse por última vez y la encontraron en el ya mencionado barrio de Santos Lugares. Pero, la última noche que pasaron en “Fuerte Apache” “a mi papá le pegaron y le robaron el sueldo que había cobrado”, comentó Roberto y agregó:”Yo veía desde la ventana de mi casa como le estaban pegando pero no podía hacer nada”. A pesar de este problema, la familia se mudó igual.

La casa que se compraron era antigua, tuvieron que modificarla un poco, con el tiempo construyeron un segundo piso, la vivienda cuenta ahora con un comedor, una cocina, 3 habitaciones, 2 baños y un patio. “Logramos mejorar y vivir en nuestro hogar”, destacó Cecilia y agregó: “El que quiere y puede progresa”.

La vida de una militante

Claudia Castrosin

“Ser lesbiana es una posición política, una identidad y una bandera de lucha”, aseguró Claudia Castrosin la vicepresidenta de la Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans (FATLGB), también es militante de la agrupación La Fulana y tiene una extensa trayectoria en la lucha por los derechos de la diversidad sexual.

Castro es platense, a los 19 años comenzó a estudiar teatro y en ese momento de su juventud “tenía todo un rollo con mi orientación sexual y me gustaba una compañera de ese taller”. Luego conoció mejor a esa chica, se enamoró y fue su pareja por dos años.

Empezó a investigar dónde había organizaciones de lesbianas, “lo que buscaba era otras mujeres que les pasara lo mismo que a mí”, pero en la ciudad de las diagonales no existían todavía este tipo de espacios. Se enteró que había una revista que se llamaba NX de cultura gay, la compró en un sexshop, luego volvió a su casa, fue a su habitación y la miró a escondidas. “En la última parte de la revista había organizaciones de lesbianas, ahí estaba La Fulana, era el único espacio que tenía un número de teléfono, que todavía me lo acuerdo: era el 49417640”, llamó, “me atendió María Rachid que es una de las fundadoras de la organización y así fue que empecé a ir”. De a poco se fue acercando a la organización “hasta que me encantó el espacio y me quedé”.

La Fulana  la contuvo en su “salida del closet”, la relación con sus padres era cada vez más problemática. “Terminaron diciéndome que no podía vivir más en mi casa” por su orientación sexual. El espacio se convirtió en un lugar de albergue para ayudar a las jóvenes que eran echadas de sus hogares discriminadas por sus propios familiares. Las ayudaban a armar un currículum para poder conseguir un trabajo. Claudia Castrosin afirmó: “La contención emocional  que a mí me daban yo también se la brindaba a las compañeras que llegaban”.

Además, la organización en la década del 90´ era un lugar que la acercó a la política.  Cuando los militantes de  H.I.J.O.S se quedaron sin espacio para juntarse La Fulana les prestó su casa. “En ese momento se peleaba por la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto final y porque los militares estuvieran en el banco de los acusados” contó una vez.

En este espacio de lucha también leyó libros que la acercaron al feminismo. En esta organización ella sabía que podía defender los derechos de las lesbianas y mujeres bisexuales. “Desde este espacio pude ver un mundo maravilloso  en el cual podía aprender y luchar”.

Una de las banderas de lucha de La Fulana es la visibilidad, “es una herramienta que existe para desarmar los prejuicios que existe alrededor del lesbianismo”. La vicepresidente de la  FALGBT argumentó que la relación entre dos mujeres está pensada como sexual, pornográfica para el placer del macho argentino. Además, en  el periodismo y en la televisión argentina las lesbianas “han aparecido estigmatizadas como drogadictas, locas y asesinas”.  La militante señaló: “Yo no me presentó como lesbiana porque sí, me identifico de esa manera para visibilizar a mis compañeras y para que la desigualdad caiga”.

Castrosin fue presidente de La Fulana entre 2005 y 2012.

Fue una de las activistas que militó a favor de la ley 26.618 de matrimonio entre personas del mismo sexo. Claudia Castrosin aseguró: “Para mí no hay nada imposible, en una mesa de bar diseñamos una campaña por el matrimonio igualitario y hoy es una realidad”, y agregó: “Nos acostábamos a las 3 de la mañana y nos levantábamos a las 6, durante tres años para convencer a una sociedad”. Viajó por el país presentando la ley de matrimonio igualitario y así se amplió el apoyo a la misma, la ley fue aprobada por el congreso el 15 de julio del 2010. También, luchó  por la ley 26.743 de identidad de género.

Durante las crisis de 2001 todas las militantes de la agrupación formaron parte de la asamblea de porteños que se juntaban entre las calles Rivadavia y Ayacucho. En el local se armó un comedor comunitario y durante las charlas con los vecinos de la asamblea aprovechaban para hablar sobre diversidad sexual.

En el año 2010  Castrosin se casó con Flavia Massenzio y en el 2012 adoptaron una niña.

La sociedad argentina todavía tiene muchos prejuicios y las lesbianas siguen sufriendo discriminación, “una vez nos quisieron echar de un bar porque estaba tomando de la mano a mi compañera” comentó Castrosin y agregó: “No agacho la cabeza y me voy sino que hago la denuncia en ese momento”.

Con respecto a la legislación sobre discriminación por diversidad sexual advirtió: ”Estamos todavía como en el cascarón porque hay varias leyes que resguardan a las diferentes identidades pero no se pusieron en marcha”. La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) “tiene un apartado de no discriminación de cualquier identidad sexual o expresión de género y es maravilloso, pero todavía falta muchísimo”. Por eso desde La Fulana y la Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans (FALGBT) las militantes impulsaron una nueva ley de penalización de actos discriminatorios para que puedan contar con un instrumento efectivo para desterrar cualquier tipo de prejuicio.

Además, la  FALGBT propuso un proyecto de ley para terminar con la resolución discriminatoria del Ministerio de Salud que no les permite donar sangre la cual ya tiene media sanción en la Cámara de Diputados y tiene que ser tratada en el Senado.

La Fulana le brindó muchas satisfacciones, afirmó: “Soy una orgullosa del espacio, lo sostenemos hace 16 años habiéndonos mudado muchas veces, porque nunca tuvimos un lugar propio y no lo tenemos todavía”. Además, “La militancia me llenó de amigos, me dio todo y La Fulana es una organización reconocida a nivel mundial” reconoció la vicepresidenta de la FALGBT.

La felicidad de Castrosin  será más plena cuando se cumplan sus anhelos.  “Mi sueño es que no exista ni la Fulana, ni la FALGBT, ni ninguno de estos espacios porque eso va a significar que no son necesarios porque ya nadie discrimina por orientación sexual” admitió la militante.

“POR SER PERIODISTA NO TE ESTA NEGADA LA IDENTIDAD POLÍTICA”

Sandra_Russo

“Por ser periodista, no te está negada la identidad política; uno tiene que decir desde donde habla”, aseguró la periodista Sandra Russo y agregó: “A mí no me molesta para nada que me digan que soy kirchnerista porque lo soy”. Russo es una escritora que no tiene miedo de decir lo que piensa, no tiene pelos en la lengua. Aunque hacerlo público le trajo varios problemas, ya que sufrió momentos violentos en la calle y “hasta me han llegado a gritar cuando se vaya este gobierno no vas a laburar más, hija de puta”, contó una vez.

Russo reconoce que por haber vivido la dictadura de 1976 durante su juventud le costó encontrar una afinidad política hasta el 2003 que llegó Néstor Kirchner a la presidencia y sintió que sus ideas coincidían con la ideología kirchnerista, “generacionalmente siempre quise tener una afinidad política pero nunca se me dio la oportunidad” afirmó en una entrevista.  Además, aseguró: “El periodismo es una herramienta para cambiar la sociedad”.

En 1975 terminó el secundario y se recibió de bachiller. En 1976 comenzó a estudiar Sociología pero nunca terminó esta carrera. Luego curso Letras y después estudió en el Conservatorio de Arte Dramático de Buenos Aires. En 1983 empezó la carrera de Comunicación de la cual hizo un poco más de la mitad. “En ese entonces ya hacía muchos años que me ganaba la vida como periodista. La carrera dejó de interesarme y no la terminé”, comentó la escritora.

Russo tiene treinta años de trayectoria en el periodismo, trabajó desde muy joven como periodista con 19 años estuvo por poco tiempo en la revista “El expreso imaginario”. Luego, trabajó en la revista Humor. Después, en Superhumor. Además, participó en el diario Página 12 desde el nacimiento del matutino en el año 1987.  En este medio gráfico comenzó como redactora de política internacional, luego como editora de la revista Página/30. Al mismo tiempo, publicaba sus  contratapas como columnista del diario.

Tuvo su paso por el medio radiofónico en el 2006, trabajó en el programa Animados el cual era conducido por Lalo Mir, por radio Mitre. En el 2010 tuvo su propio programa llamado “el nombre de las cosas” por radio Nacional y actualmente conduce “Déjamelo pensar” por radio del plata los sábados de 9 a 12 horas.

En el 2009 se hizo más conocida en la televisión por su participación como panelista en el programa 678 de la televisión pública.

Russo se caracteriza físicamente por usar el pelo corto teñido de un color rojo intenso, que combina de manera perfecta con sus ojos de color celeste. Siempre se viste de manera elegante y utiliza unos anteojos de marco grueso que armoniza de manera precisa con el marco de su cara.

Es una de las mejores plumas periodísticas de la Argentina con una prosa clara y precisa sabe cómo contar una anécdota y hacerla atractiva para los lectores.

En 2010 comenzó a  tener entrevistas con Cristina Fernández de Kirchner para escribir su biografía que publicó en 2011 llamada “La presidenta. Historia de una vida”.

También publicó otros libros: “No sabés lo que me hizo”, “ArqueTipos”, “Contratapas”, “Perdonen nuestros placeres”, “Erótika: crónica de mis viajes por ti”, “Jallalla: la Túpac Amaru, utopía en construcción” y   su último libro fue  publicado en 2014 “Fuerza propia. La Cámpora por dentro”.

“EL TEATRO ES UN LUGAR MÁGICO DONDE SE PUEDE DETENER EL TIEMPO”

Virginia Godoy  más conocida como Señorita Bimbo. Hoy se destaca con su monólogo en “Rococó” junto a Maju Lozano, María Carámbula, Natalia Carulias y Diego Reinhold. Además, conduce el programa “Spam” junto a Alejandro Lingenti por Nacional Rock.

¿En Rococó, cómo se prepara para superar el miedo de estar sola en el escenario?

Cuando tengo más miedo es en el estreno de la obra, cuando sé que me falta poco para salir a escena. Pero después, a medida que van pasando las funciones ese miedo se va yendo. Para tratar de no estar nerviosa en el escenario me voy dos horas antes de la función, me maquillo y me visto con anticipación.

¿Cómo se inspira para escribir tus propios monólogos de stand up en Rococó?

No escribo ficción. Todo lo que cuento en mis actuaciones son cosas que me pasaron, trato de transformar mis experiencias personales y decepciones amorosas  en situaciones humorísticas para poder hacer reír al público.  Cuando tengo una idea trato de anotarla para no olvidarla, busco  lo gracioso en eso y lo utilizo en los guiones.

¿Existe el humor femenino?

No, no existe lo que hay son diferentes maneras de hacer humor. A mí no me gusta hablar de cuestiones livianas o lugares comunes sobre temas femeninos en mis monólogos como la  depilación o la menstruación o que los hombres son todos iguales. Prefiero el humor humano.

 ¿Qué es lo que más disfruta de la actuación?

 El teatro un lugar mágico  donde se puede detener el tiempo,  manipular la realidad, detener mi vida y olvidarme de los problemas por un rato.  Descansar de uno mismo para interpretar un personaje. Producirle ideas, imágenes y emociones a  los espectadores.

¿Por qué decidió estudiar teatro?

Fue por intuición. En la escuela lo que más me gustaba era actuar en los actos y siempre me retaban por hablar en clase. Estoy convencida de que para triunfar en cualquier profesión por más que tengas talento hay que  formarse. Empecé a estudiar desde los 16 años con Alicia Bruzzo,  también estudié mucho tiempo en Andamio 90 y después con  Carlos Gandolfo. Sobre todo decidí estudiar teatro porque podía interpretar un personaje totalmente diferente a mí.

 ¿Qué personajes  interpretados en televisión  o  teatro le gusto más?

Fue importante para mí ser  Catalina en el unitario “Televisión  por  la inclusión”. También  disfrute mucho ser Perón, ya que tuve que personificar a un personaje masculino, junto a Andrea Carballo, como Evita, dirigidas por Nora Lezano.

Y pronto sale el capítulo ocho  de “Por ahora”, la serie de Malena Pichot que se emite en Cosmopolitan  donde interpretó a Vesta, un personaje  increíble. Más que nada me gustan los personajes que son lo opuesto a mí.

 ¿Prefiere trabajar en radio, teatro o televisión?

El teatro es la madre de todo. Y la radio es el mejor trabajo que pude haber soñado. La tele es algo muy específico con  reglas y realidades que solo existen en ese ámbito.

Entrevista a Pablo Ferreyra

 El hermano de Mariano Ferreyra, militante del Partido Obrero asesinado por la burocracia sindical, hoy legislador porteño electo por Alternativa Popular, una lista colectora del Frente para la Victoria.

 ¿Por qué forman parte de una lista colectora del FPV y no fueron en la lista oficial?

A  nosotros nos diferencian pequeñas cosas que hacen que acompañemos al gobierno a nivel nacional. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires yendo con al lista oficial tenemos una agenda más acotada. Creemos que hay cosas que podemos incluir porque estamos en una lista que tiene libertad de debate, y por otro lado, porque somos una lista que busca revalorizar la militancia en Capital y no tanto los acuerdos sobreestructurales. También porque el macrismo se apropió de las banderas de lo público por propia incapacidad de los sectores populares y de los sectores del Frente para la Victoria que no pudieron plantarse como una alternativa de gestión diferente. El discurso los enfrentó, pero faltaron herramientas políticas, y eso es lo que nosotros venimos a buscar y nos hace ampliar la base del kirchnerismo.

 ¿El video de Cabandié puede influir negativamente en los candidatos del FPV?

Yo no creo que haya influido demasiado. Más allá de Cabandié, de sus disculpas y de haber obrado mal desde mi punto de vista, esto desnuda una operación mediática. Se vio más claramente el domingo en el programa de Lanata, con un ataque a la organización de la juventud en política llegando a relativizar el número de los desaparecidos. Hubo muchas definiciones confusas que no ayudan a dar un debate sobre el maltrato laboral, sino que buscan perjudicar a un candidato en campaña. Es un hecho menor.

¿Te parece una campaña sucia contra la militancia?

Yo creo que sí. En algún momento me pareció una campaña contra Cabandié. Ahora me parece una campaña contra la militancia política, empezando por la Cámpora, pero que también golpea a todos los sectores que estamos en el mismo arco político.

¿Qué políticas piensan implementar para que los porteños tengan su casa propia?

Varias cosas, esto se tiene que pensar como algo integral. Primero pensar la problemática de los sectores medios que no tienen acceso a la vivienda o que tienen que alquilar, y también en los que no pueden acceder a un crédito personal de vivienda, ya que son muy bajas las tasas de transacciones de compra-venta. A partir de esto impulsar leyes del mercado de alquiler que ya existen, y pensar en una línea de crédito blando, con los ingresos que se obtenga con algún impuesto a la vivienda sin uso, pensando en las clases más populares. La idea es erradicar las viviendas precarias y avanzar en una urbanización, de integración urbana de las villas, entendiendo que tiene que ser una de las políticas principales que tienen que tener cualquier gobierno.

¿Qué opinas sobre la política del PRO con respecto al transporte? 

El metrobús fue visto con mucha aceptación, pero mi crítica es no sólo al sobreprecio con el que se hicieron las obras sino también a que el transporte más utilizado en Capital que es el subte está sufriendo una falta de inversión y de planificación, siendo un transporte que representa algo más barato y ecológico. Se siguen tomando medidas de maquillaje y no se avanza con las medidas más profundas.

pablo ferreyra y cristina

¿Están a favor de la legalización del aborto?

Sí, a  nivel nacional estamos a favor y queremos la implementación de un protocolo no punible en la ciudad de Buenos Aires. Como propuesta local, pensamos elaborar consejerías pre y pos aborto para asesorar a las mujeres que pasaron por esta situación, y en los casos mal hechos, fomentar el uso al misoprostol, que es una pastilla abortiva y bastante sencilla de usar. Es utilizada por los sectores populares, y en este momento se encuentra casi sin recetar por la estigmatización de las mujeres y de los médicos.

 ¿Están a favor de la legalización de la marihuana?

 Sí. Por un lado es pensar la problemática, entendiendo que lo que funciona ahora muy bien es el sistema perverso con el que la policía genera causas y causas por tenencia de drogas y colapsan al sistema judicial. Esto es un error, porque lo que hay que seguir es la red de narcotráfico, pero no a los consumidores. Y el otro aspecto tiene que ver con la política de salud que pueda integrar a las obras sociales en las problemáticas de drogas.

FIRME JUNTO A CRISTINA

20110504172941-victoria-montenegro-nieta-recuperada

Victoria Montenegro, nieta recuperada y candidata a diputada nacional del Frente para la Victoria por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, contesta sobre todo y reafirma su lealtad al kichnerismo.

¿Qué opinas sobre los resultados de las elecciones legislativas?

Todavía estamos acá adentro recibiendo los cómputos que nos están llegando de Capital Federal en cuanto a legisladores, diputados y senadores nacionales. Creemos que fue una elección muy positiva, no solamente conservamos las bancas sino que hemos sumado otras para el proyecto nacional. En todo el país nos fue muy bien. Sabemos que la Provincia de Buenos Aires fue un distrito, muy pero muy peleado y la oposición tiene una diferencia importante pero el Frente Para la victoria  tiene un piso que ha logrado conservar y además a hecho crecer. Un piso de militancia y de votos, pero lo más importante es que vamos a seguir trabajando.

¿Qué candidatos posibles ven para las elecciones presidenciales del 2015?

No es momento para hablar de eso. Mira, después del 2009 todos salían a firmarle al kirchnerismo un certificado de defunción y dos años después la Presidenta arrasó con el 54% de los votos. Pensar quien puede ser el candidato del Frente para la Victoria lo va a pensar nuestra Presidenta y estoy segura que va a ser la mejor opción para el proyecto nacional pero este no es el momento para dar nombres.

¿Que opinión tienen sobre las boletas fraudulentas que se encontraron en Córdoba y Capital Federal?

Se que en Córdoba y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hubo situaciones así pero muy pocas por suerte. Son los de siempre, los mismos que cambiaron las listas en las PASO para impugnarlas. Es triste que estando tan cerca de cumplir 30 años de democracia pasen estas cosas. Pero lo importante fue ver mientras nos toco fiscalizar que las elecciones se desarrollaron con absoluta normalidad. La gente fue a votar con muchas ganas y eso es lo importante. Fue muchísima gente. Fueron los jóvenes. Pero sobretodo es triste para quienes hacen política de esa manera. De una manera fraudulenta.

¿Consideras que la ausencia de la presidenta debilitó la campaña del Kirchnerismo?

No, la campaña del Frente para la Victoria desde el primer momento estaba definida y la seguimos sosteniendo. Al contrario, somos coherentes. Esto nos hace redoblar el esfuerzo. Seguimos siendo la fuerza política más importante del país y tenemos mucha militancia y un voto propio. Los votos que sacamos son nuestro piso electoral y estamos muy lejos del techo que este proyecto puede alcanzar en dos años.

El salto de la tigresa

La famosa boxeadora Marcela Eliana Acuña, más conocida  popularmente como la Tigresa, oriunda de la ciudad de Formosa capital se postula por segunda vez como candidata a concejal por el distrito de Tres de Febrero,  de la Provincia de Buenos Aires. Está cuarta en la lista de concejales, encabezada por Marta Burgos de Curto, esposa del  actual intendente.

Su trayectoria en la política comenzó en las elecciones legislativas del año 2009 cuando Hugo Omar Curto le propuso que integrara la lista de concejales.

La presencia de la boxeadora fue resistida por el resto de las mujeres curtistas, que inclusive se lo dijeron al intendente Curto, que, por supuesto, desestimó el rechazo basándose en las encuestas que mostraban una alta ponderación en la opinión pública .

Defensora de la gestión de Curto su jefe político, Acuña  resaltó: “En Tres de Febrero tenemos más patrulleros y además contamos con el aporte de la gendarmería” para combatir la inseguridad en los barrios.

Además, la Tigresa afirma que Tres de Febrero es el único municipio que no tiene calles de tierra gracias a la gestión del intendente Curto. Respecto al  aumento del consumo de drogas  por parte de los jóvenes que viven en el municipio Marcela Acuña aseguró:  “Promovemos como habito sano que los jóvenes practiquen deporte” y recordó que Tres de Febrero es la Capital Provincial del Deporte.

La Tigresa además de su exitosa carrera en el boxeo, tiene un camino recorrido en cuanto a políticas sociales. Transformó en realidad un proyecto para brindar talleres de boxeo recreativo en las unidades carcelarias como por ejemplo el penal de Ezeiza en los cuales tiene 80 alumnos por clase. Acuña  enfatizó: “No queremos incentivar la agresividad entre los presos sino por el contrario enseñarles a canalizar su violencia a través el deporte”.

 Actualmente dentro del Concejo Deliberante integra cinco comisiones: La de Producción y Empleo, Cultura y Educación, Acción Social, Relaciones Institucionales y

Comunicación y medios. En el año 2012 Acuña  propuso un proyecto: implementación Torneos Intercolegiales en el Distrito, el cual no fue aprobado por el Concejo Deliberante.

En febrero del año 2012 la Tigresa anunció su retiro del boxeo profesional debido a sus obligaciones políticas. Sin embargo, al poco tiempo volvió a practicar el deporte de los guantes afirmando que la política y el boxeo son sus dos grandes pasiones.

Marcela Acuña es una mujer coqueta y femenina, nunca está con la cara lavada en las entrevistas televisivas. Asimismo, pionera e impulsora del boxeo femenino profesional en la Argentina, se define como peronista y kichnerista.